¿Cómo medir la situación financiera de una empresa? Principales criterios

Hacer el balance de la situación financiera en una empresa no siempre es una tarea sencilla, pero lo que sí es cierto, es que el análisis de los estados financieros de un negocio es primordial para determinar los pasos a seguir. De hecho, no se debería tomar ninguna decisión empresarial sin antes poner sobre la mesa los datos económicos. Pero, ¿sabes cómo medir la situación financiera de tu empresa? Te dejamos los parámetros que debes tener en cuenta para sacar la tarea adelante:

  • Liquidez

Los indicadores de liquidez están relacionados con la capacidad que una empresa tiene para cumplir sus compromisos financieros a corto plazo o, lo que es lo mismo, mantener al día el pago de la factura de la luz, materia-prima, sueldos, etc.

  • Margen de Ventas

Es la relación de los resultados con las ventas. Es decir, el montante que queda una vez se haya descontado los efectos fiscales y demás costes relacionados con la venta/producto.

  • Capital pendiente

Si bien las facturas pendientes de pago no pueden ser consideradas como una fuente de liquidez, lo cierto es que un negocio debe saber exactamente los valores que serán abonados y las fechas previstas para la transacción.

  • Reservas de Capital

El saldo en efectivo disponible en la empresa, restando las cantidades necesarias para hacerle frente al pago de las facturas.

¿Cómo aumentar la rentabilidad de mi empresa?

Existen muchos más parámetros de rentabilidad que pueden extenderse según el tamaño de la empresa. Para las pequeñas y medianas empresas, los principales parámetros para mejorar la rentabilidad pasan por obtener liquidez para afrontar los pagos más inmediatos y convertir las facturas pendientes de pago en efectivo para mantener la competitividad en el mercado.

Además de tener en cuenta esos factores económicos, también existen otras prácticas que pueden ayudar a mejorar la rentabilidad de un negocio como contar con una empresa especializada en la gestión de cobros, evitar los gastos innecesarios en reuniones y viajes, disminuir el número de servicios telefónicos (y de internet) contratados, solicitar varios presupuestos y concentrar las compras en pocos proveedores, etc.

Mantener el equilibrio entre rentabilidad y riesgo no es una tarea sencilla, pero analizando la situación del negocio y buscando las mejores soluciones financieras es posible mantener el negocio a flote y garantizar su crecimiento.

Si necesitas ayuda para obtener recursos financieros para tu empresa, no dudes en contactarnos. En Fideco ofrecemos asesoramiento personalizado en todas las operaciones realizadas.