factoring y descuento comercial

Diferencias entre factoring y descuento comercial

Como hemos comentado en posts anteriores, tanto el factoring como el descuento comercial son formas de obtener liquidez por parte de las empresas. Pero, ¿cuál es mejor? ¿Cuál me conviene? Hoy os hablamos de las principales diferencias entre ambas formas de financiación para pequeñas y medianas empresas.

La principal diferencia que debemos tener en cuenta es que en el factoring el descuento se realiza sobre una factura pendiente de cobro, es decir, que una entidad anticipa a la empresa que lo solicita el importe de una factura menos una comisión. Por su lado, en el descuento comercial se realiza sobre otro medio de pago permitido legalmente con fecha de vencimiento, como un pagaré.

Una segunda diferencia de gran importancia es la cobertura ante riesgo de impago. Si como cedentes solicitamos a una empresa de factoring la modalidad sin recurso será esta quien asuma el riesgo de impago.

Por el contrario, en un descuento comercial será la empresa que contrata el servicio la que deberá hacerse cargo sí o sí del impago si este sucede.

Una tercera diferencia que consideramos fundamental como empresa líder en descuento de pagarés es la flexibilidad. En el factoring podemos darle toda la flexibilidad que queramos a la cantidad solicitada, siempre y cuando sea aceptado por la empresa de factoring. Por ejemplo, se puede anticipar el 60% de las facturas adeudadas por un cliente y reservar lo restante. Sin embargo, en un descuento comercial se abona el importe total en el momento en el que se efectúa el anticipo.

Otro aspecto importante es el análisis de la solvencia que se hace en ambos servicios. En el descuento comercial el límite de financiación se establece según la solvencia de librador y librado, es decir, entre la empresa que solicita liquidez y su cliente. No ocurre lo mismo en el factoring, pues solo se demanda la solvencia del deudor.

El factoring, además, es un servicio más amplio, ya que incluye servicios adicionales como la investigación comercial de los clientes, el control contable de las facturas cedidas o la cobertura del riesgo, como hemos comentado anteriormente.

Por su parte, el descuento comercial no incluye ningún tipo de servicio adicional a la financiación.