Reinvertir beneficios para ganar estabilidad empresarial

Cuidar la tesorería de la empresa propia es el camino para disfrutar de estabilidad empresarial. Si no se dispone de una cuenta corriente como la del empresario Amancio Ortega, que es capaz de afrontar espectaculares inversiones en el sector inmobiliario es necesario asegurarse una liquidez con la que reinvertir en recursos para la propia empresa. Esto ayudará a obtener beneficios a largo plazo suficientes para conseguir, en un determinado tiempo, la estabilidad.

En este tipo de cuestiones no existen los “trucos mágicos”, que venden una rápida y eficaz inversión para asegurar solvencia. Si nos fijamos en la gestión de tesorería que hacen algunas empresas y aplicamos el sentido común, muy fácilmente la conseguiremos. Generalmente, las pequeñas y medianas empresas españolas saben de la importancia de su liquidez. No obstante, hace pocos meses, la Bolsa de Londres seleccionó a 75 pymes españolas entre las mil empresas más inspiradoras en su forma de hacer negocios en Europa. Todas ellas coincidían en reinvertir ganancias para asegurarse beneficios a largo plazo 

Dos claves para la solvencia de la empresa

Las funciones de la tesorería, que se encarga de la liquidez de la empresa, han ido ganando complejidad en los últimos años. Cada vez hay más instrumentos de cobro y de pago y más y mejores tecnologías aplicadas para gestionar la tesorería, como la banca electrónica. Así que, estas son dos claves muy a tener en cuenta:

Hacer buen uso de los productos financieros al alcance

El descuento de pagarés se ha convertido en la actualidad en uno de los productos financieros preferidos tanto de las pequeñas como de las medianas empresas españolas. Sabemos que un pagaré es un título de crédito formal que supone un compromiso de pago por parte del firmante. Este deberá llevar a cabo la retribución de la cantidad pactada en la fecha de vencimiento previamente establecida a la persona también nombrada en el documento. Se entiende, entonces, como una promesa de pago.

Se entrega, normalmente, ante un trabajo realizado previa presentación de una factura. Pero si es necesaria una liquidez inmediata y no se puede esperar hasta la fecha de vencimiento, una opción es el descuento de pagarés, para poder cobrar de manera anticipada. Es lo que se conoce como endoso de pagaré.

Cobrar el primero y pagar el último

Esta es una vieja regla que aún hoy funciona. Lo dicen todos los profesores de finanzas el primer día de clase, y es la clave de la liquidez para empresas. Gestionar los cobros para que no haya demora entre los clientes, procurar que no se retrasen en los pagos, y, por otro lado, negociar el máximo período que se pueda a la hora de pagar las facturas a los proveedores.