El problema de los impagos

Con la crisis económica de años pasados el grado de impagos aumentó, en la actualidad esto poco a poco se ha ido revirtiendo ya que las empresas que se han mantenido han ido consolidando sus finanzas, pero a pesar de esto aún siguen existiendo muchos impagados ya que hay empresas que no han saneado sus cuentas y otras que no se han fortalecido del todo.

¿Qué pasa cuando tenemos un impago?

La duda es qué hacer cuando tenemos un impago y más aún si son con empresas o personas con las cuales hemos negociado toda la vida. ¿Cómo lo voy a denunciar si hemos hecho negocios toda la vida? ¿No puedo presionarlo si ahora anda mal económicamente? ¿Mejor no lo denuncio ya que debe tan sólo unos pocos miles de euros? ¿Cómo debo informarme y pedir asesoría a una empresa de prestigio en cobro de dinero? Estas y muchas otras preguntas estamos seguro que se las hace un empresario cuando enfrenta situaciones de impagos.

La respuesta para todas estas dudas es bien simple, nunca debes plantearte el cómo, sino debes plantearte el porqué, es decir: ¿Por qué estar interesado en denunciar a un cliente? ¿Por qué debe informarse para hacer un cobro de dinero?. Debemos dejar de lado la resignación ante los deudores y se debe tomar una postura firme, debe quedarle en claro que los morosos no son un mal necesario sino son un problema empresarial.

Estar alerta, la primera clave para evitar impagos

Debemos estar siempre prevenidos para adelantarnos a posibles situaciones adversas y la forma más eficiente para prevenir un impagado es tener bien manejado el riesgo de cada una de las operaciones comerciales que se realicen, y para ello lo primero que debemos saber es la situación patrimonial del cliente antes de iniciar operaciones con él, debemos conocer su historial detallado como buen pagador, cuanto más conozcamos de el cliente el riesgo de equivocarse va a ser cada vez menor.

Informarse sobre el cliente, otra vía de prevenir impagos

Y para tener un conocimiento apropiado de un cliente debemos acudir a:

  • Los Registros públicos: Lo más común es acudir al Registro Mercantil y el de la Propiedad.
  • Ficheros de morosos: Una causa de tener impagos es que quedaran registrados en el Registro de Aceptaciones Impagadas (RAI).
  • Informe jurídico investigado: Tiene un costo entre 40 y 80 euros y se puede disponer de un informe muy completo.
  • Informes comerciales: Las empresas públicas están al acceso de cualquier persona, ejemplo los registros mercantiles o los boletines oficiales, de las empresas privadas se obtienen básicamente de entrevistas personalizadas y visitas para actualizar los datos y comprobar que no han tenido cambios muy notorios.

Si usted tiene cualquier problema de impagos no dude en acudir a Fideco, somos profesionales en el tema, y ponemos a su disposición un asesoramiento jurídico integral.