Los contratos forwards y sus tipos

¿Has oído hablar alguna vez acerca de los contratos forward para cubrir tus riesgos? Pues bien, a continuación desde FIDECO vamos a enseñarte los principales detalles que deberías conocer acerca de ellos.

En primera instancia debemos mencionar, entonces, que un forward es un contrato alcanzado entre dos partes, que tiene como premisa establecer un compromiso para intercambiar un activo, o un índice de precios asociado a ese activo. Como su nombre indica, la particularidad de los contratos forwards es que el precio queda determinado por anticipado.

En FIDECO hemos analizado que este tipo de contratos han surgido y se utilizan principalmente para cubrir los riesgos que existen en el mercado, aunque en algunos casos también son aprovechados por inversionistas que pretenden obtener potenciales ganancias, incluso cuando exista el riesgo de que no sea así.

De este modo, podemos decir que los activos que forman parte de un contrato forward, son todos aquellos cuyo valor fluctúa con el paso del tiempo.

Diferencia entre forwards y futuros

La principal diferencia que existe entre estos dos tipos de contratos tiene que ver con que en los forwards se realizan operaciones over the counter, por fuera de los mercados extrabursátiles.

Quien debe contratar un forward

Este tipo de contratos, como anticipábamos desde FIDECO se dirige específicamente a aquellas personas que pretenden anticiparse a los movimientos del mercado, intentando cubrir los riesgos financieros existentes, para no ser desfavorecidos.

Por lo general, se apuesta por ellos cuando las personas, sean naturales o jurídicas, deben realizar pagos o cobros futuros en dólares o cualquier otra moneda extranjera. En el caso de no ser el método óptimo, FIDECO ofrece numerosos servicios que pueden encajar más específicamente entre las necesidades de los usuarios, como es el caso del descuento de pagarés, la gestión de cobros, etc.

Consideraciones a tener en cuenta antes de contratar un contrato forward

Si quieres convenir un contrato forward, considera los diferentes aspectos:

  • Aunque no hace falta invertir en el primer momento, puede que se te soliciten garantías.
  • El contrato debe adaptarse a tus necesidades
  • Estás asumiendo riesgos al firmar estos contratos

Documentación que debe contener un contrato forward

Algunos de los datos básicos de un contrato forward son los siguientes:

  • Fecha de suscripción
  • Período de vigencia del contrato
  • Monto mínimo que se contrata
  • Tasa de interés, moneda o instrumento de renta fija

Ejemplo de contrato forward

Finalmente, desde FIDECO vamos a dar un ejemplo de contrato forward para que quede más claro:

Una persona quiere vender su casa de aquí a un año, mientras que una segunda persona desea comprar una casa de aquí a un año. Entonces, si su valor es de 100.000 euros, se firma un contrato forward por 110.000 euros para el siguiente año. Pase lo que pase en el mercado en ese tiempo, la operación deberá realizarse por ese monto. Si el valor de la casa desciende en ese lapso, el comprador perderá, mientras que si aumenta, perderá quien la vende.