Rentabilidad vs. Riesgo: ¿Cómo encontrar el equilibrio?

En el mundo de las finanzas, existe la creencia de que cuanto mayor el riesgo, más alta es la rentabilidad.  Aunque las operaciones financieras que presentan características muy bajas de complicaciones son las que menos ofrecen rentabilidad, en la práctica la relación entre riesgo y rentabilidad no tiene por qué seguir este parámetro.

¿Qué es la relación entre riesgo y rentabilidad?

En este sentido, el riesgo se define como la posibilidad de conseguir retornos muy inferiores a los esperados o – en el peor de los casos – la pérdida total de la inversión. Por eso, los inversores y empresarios suelen decantarse por operaciones de mayor riesgo, con el objetivo de lograr mayor rentabilidad y así contar con liquidez para sacar adelante los proyectos de un negocio.

¿Qué hacer para conseguir el equilibrio entre riesgo y rentabilidad?

No existe una fórmula mágica que garantice el éxito en las inversiones financieras, pero de acuerdo con datos estadísticos es posible optar por uno u otro tipo de inversión. Asimismo, las empresas deben disponer de otras herramientas para conseguir liquidez – como el factoring – para no depender únicamente del resultado directo de las inversiones financieras.

Conseguir rentabilidad es una de las principales preocupaciones de los negocios, así como hacerlo sin arriesgar el proyecto empresarial. En este sentido, un eficaz servicio de gestión de cobros e impagadostambién puede representar la gran diferencia en la economía empresarial.

Todo depende de la situación financiera de cada negocio ya que algunas empresas deben primar por la liquidez para mantener el negocio a flote y otras pueden optar por la inversión de ganancias, pero teniendo un fondo de provisión que permita sostener el negocio, en caso de operaciones arriesgadas.

Por supuesto, las tomas de decisiones económicas en una empresa no son sencillas ya que – en gran parte – de ellas depende el éxito de un negocio. Pero, en líneas generales, para encontrar el equilibrio, las empresas deben estudiar las inversiones que puedan generar rentabilidad a medio y a largo plazo, además de contar con herramientas de financiación a corto plazo que garanticen su sostenibilidad.

En Fideco contamos con diferentes servicios financieros para que empresas y autónomos puedas conseguir liquidez inmediata, afrontar el pago de sus facturas y planear la inversión de fondos. ¿Te ayudamos?