gestion de facturas con fideco

Consejos para gestionar facturas de forma eficaz

Una de las tareas más importantes para llevar una empresa de forma correcta es controlar los ingresos y gastos que salen de nuestro negocio. Gestionar las facturas es un pilar básico para la buena marcha de la empresa, ya que permite mejorar las relaciones con nuestros proveedores y clientes y asegurar la viabilidad de nuestro proyecto.

Como expertos en descuentos de pagarés y gestión de cobros, os damos una serie de consejos para gestionar las facturas de una forma eficaz.

  • Conocer el reglamento. Como punto número uno, debemos conocer las normas establecidas en el Reglamento de Facturación (Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre) que dicta Hacienda. Desde infoautonomos.com han publicado una guía muy completa para conocer el reglamento a la perfección.
  • Rutina y orden en el día a día. Como todo trabajo, adquirir unos hábitos y establecer una rutina es básico para recordar las tareas diarias y que no se nos olvide ninguna. De esta manera, nos aseguramos que realizamos tanto la gestión de cobro como de pago. La planificación es clave.

Por otro lado, nuestro libro contable tiene que estar al día. No basta con planificar los cobros y pagos, debemos tener un control estricto de todo aquello que entra y sale de nuestra empresa y en qué momento lo hace. Es nuestra base de información de referencia ante cualquier duda y para las declaraciones trimestrales y anuales de impuestos.

  • Apóyate en la tecnología. La digitalización es un avance inmenso para los negocios y en el caso de tareas como la gestión de facturas pueden suponer un gran ahorro de tiempo y esfuerzo. Hoy en día existen numerosos programas que nos ayudan a controlar las facturas estemos donde estemos. Con tener conexión a Internet es suficiente para acceder a todas ellas con solo un clic. Estamos obligados a conservar las facturas durante cuatro años, de manera que recurre al mundo digital puede ahorrarnos muchos disgustos y mucho papeleo.
  • Pide ayuda a un gestor. Si no queremos asumir ningún tipo de riesgo, lo más cómodo es acudir a un profesional para que se encargue de la gestión de nuestras facturas de empresa. Perdemos un porcentaje de ingresos, pero a cambio ganamos tiempo y, sobre todo, evitamos fallos y nos quitamos de encima una tarea que podemos llegar a odiar si no llevamos un control exhaustivo.