¿Los préstamos a tipo cero son realmente rentables?

Crear una empresa y mantenerla depende – en gran medida – de encontrar las soluciones financieras más rentables para hacerle frente a las necesidades diarias y planificar las futuras. Si no es así, un negocio no puede alcanzar el nivel de competitividad necesario para destacar en el mercado.

Para solucionar el problema de liquidez de muchas empresas – principalmente Pymes – muchas entidades bancarias crean productos para atraer a los empresarios ofreciendo, en algunos casos, los préstamos conocidos como ‘tipo cero’.

¿De verdad existe el ‘tipo cero’?

Aunque las comisiones suelen ser más económicas, en realidad los préstamos a tipo cero cuentan con comisiones de apertura que pueden variar entre el 2% y el 3%, según la institución bancaria y de acuerdo con el montante. Es importante recordar también que este tipo de crédito suele ser interesante para los préstamos personales, que trabajan generalmente con cantidades pequeñas y en transacciones como el aplazamiento de compras. En este sentido, para las empresas los créditos al 0% presentan algunas trabas puesto que suelen estar dirigidos a personas físicas y basadas en pequeñas cantidades.

Uno de los mayores problemas enfrentados por las empresas españolas es el retraso en los pagos que, en la mayoría de los casos, son incumplidos tanto por empresas públicas como por empresas privadas.

La situación puede volverse realmente delicada cuando un negocio necesita de la liquidez pendiente – en forma de facturas – para hacerle frente a los compromisos financieros y ofrecer servicios competitivos en el mercado.

El adelanto de cobros es una opción rentable que permite a las empresas convertir las facturas pendientes en efectivo, independientemente del tiempo que tarde los clientes en pagar. Asimismo, aunque tengan bajos tipos de intereses, los préstamos a tipo cero suman CIRBE, lo que no ocurre en las transacciones de cesión de créditos.

¿Cómo identificar la mejor opción de financiación?

Por supuesto, cada caso debe ser estudiado de manera personalizada para encontrar siempre la mejor solución a la hora de conseguir liquidez para las empresas. Los servicios financieros especialmente desarrollados para empresas en forma de factoring y descuento de pagarés se adaptan a los distintos escenarios económicos para aportar la solvencia financiera necesaria y garantizar el éxito empresarial.

«No es oro todo lo que reluce» y, en se tratando de temas económicos, es recomendable caminar sobre seguro para escoger la opción de financiación más adecuada a los planes empresariales.