¿Cuánto cuesta ser autónomo en España?

En España hay más de 3,2 millones de personas dadas de alta como autónomos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Aunque autónomos propiamente dichos, es decir, que no pertenecen a sociedades mercantiles, cooperativas ni otras entidades y tampoco figuran como autónomos dependientes, son bastantes menos: alrededor de 1,9 millones.

Las pymes son fundamentales en el tejido empresarial español y en la contribución a la recaudación de impuestos por parte del Estado. Desde Fideco Inversiones, como empresa especializada en el descuento de pagarés, desgranamos cuánto cuesta ser autónomo en nuestro país.

Primero de todo, darse de alta como autónomo no tiene coste alguno, pero desde el momento en que nos registramos en el RETA comenzamos ya a generar gastos. Lo más normal es que coticemos en la base mínima, puesto que nuestros costes serán menores, aunque incluyan menos prestaciones. Nuestros costes se van a dividir en fijos y variables.

Gastos fijos

Los fijos están incluidos en la conocida cuota de autónomo. Dependiendo del tipo de autónomos que seamos tendremos un coste u otro. Si nos damos de alta por primera vez podemos solicitar la tarifa plana de autónomo, que tiene un coste de 60€ durante los primeros 12 meses. Después la cuantía incrementa progresivamente durante los 12 meses siguientes hasta los 198,31€. Después de los dos primeros años pasaremos a pagar 283,3€ al mes, que es la cantidad que abonan los autónomos sin bonificaciones. En cualquier caso, podemos recibir ciertas bonificaciones que dependen de nuestra situación personal.

Gastos variables

Los gastos variables son el IVA y el IRPF. El IVA va incluido en los artículos y servicios y lo más normal es que paguemos el 21%, aunque ese dinero nunca ha sido nuestro, ya que lo recoge el Estado directamente en forma de impuesto. Se liquida cada tres meses. Podremos deducirnos el IVA de algunos productos dependiendo del sector en el que trabajemos

El IRPF que pagamos irá en función de nuestra antigüedad. También se liquida cada tres meses y es importante destacar que no hay que contar el IVA. Si somos un autónomo profesional con menos de tres años de antigüedad tendremos una retención del 7%, cuando superemos esa edad nuestra retención será del 15% si nuestra renta no excede 15.000€. Los autónomos no profesionales pagan el 20%.