inflación

Qué es la inflación y cómo nos afecta como consumidores

La inflación es el aumento sostenido y generalizado de los precios de los bienes y servicios que consumimos, por lo que nuestro poder adquisitivo se ve resentido. El proceso contrario, conocido como deflación, supone la bajada generalizada de precios y también es un proceso negativo para el correcto funcionamiento de una economía. Desde Fideco Inversiones, como líderes en descuento de pagarés más de 50 años, os explicamos los diferentes tipos de inflación y su repercusión.

Deflación: la bajada generalizada de precios parece algo positivo, pero no es así. Si sabemos que los precios van a bajar en el futuro pospondremos nuestras compras, de manera que se entra en una espiral de no consumo que repercute de forma negativa en la producción e inversión de las empresas. Cuando la caída de precios es leve y temporal, se habla de inflación negativa.

Estanflación: es la combinación de inflación y recesión económica al mismo tiempo.

Hiperinflación: es una inflación muy elevada y fuera de control que supone una gran pérdida de poder adquisitivo por parte de los consumidores. Por consenso académico, se considera que existe hiperinflación cuando la tasa de inflación supera el 50% mensual. El ejemplo más claro de la historia es el que sufrió Alemania en la década de 1920.

Desinflación: el crecimiento de los precios se reduce, pero no llega a ser cero o negativo. Se produce cuando los precios van cayendo con el paso del tiempo debido al progreso tecnológico, como sucede con los ordenadores, Internet o productos derivados de nuevos descubrimientos farmacéuticos.

¿Cómo se calcula la inflación?

El principal indicador de la inflación en España es el Índice de Precios del Consumo (IPC), que valora los precios de un conjunto de bienes y servicios que consumimos día a día, es decir, nuestra cesta de la compra. Se publica de forma mensual en un porcentaje y puede ser positivo (subida de precios) o negativo (bajada de precios).

La fórmula para averiguar el IPC es la siguiente:

 

IPC= Precio de la cesta del año en cuestión / precio de la cesta del año base x 100