Microcréditos online: principales ventajas y desventajas

Internet ha provocado un gran cambio en los sectores de nuestra economía. El sector bancario es uno de los principales favorecidos al eliminar muchos de los procesos tan largos y aburridos a los que había que hacer frente años atrás. La sencillez y rapidez es la nota predominante y así, con esta idea, surgieron los microcréditos online.

Como empresa especializada en el descuento de pagarés, hoy os presentamos las principales ventajas y desventajas de esta forma de financiación.

Los microcréditos online son préstamos pequeños, generalmente de un máximo de 300€, que se concede a personas mayores de edad con un plazo de devolución de un máximo de 30 días. Los requisitos para obtener un microcrédito varían según la empresa, pero suelen ser los siguientes:

  • Ser mayor de edad y tener residencia española
  • Una cuenta bancaria autorizada
  • Un móvil para gestionar los trámites
  • Algunas empresas no piden ningún tipo de aval, aunque otras pueden solicitar una nómina o una fuente de ingresos en caso de estar sin empleo
  • En algunos casos, aunque tengas deudas registradas, también podrás obtener tu microcrédito

A esta escasez de papeleo hay que sumar varias ventajas más. Una de ellas es la rapidez con la que se obtiene el dinero solicitado. Lo general es que tu solicitud quede aprobada entre quince minutos y dos horas. Después, dependiendo de la entidad bancaria en la que quieras recibir el dinero, la espera puede ser de un máximo de 24 horas.

Otra gran ventaja es la confidencialidad. A diferencia de los préstamos tradicionales, cuando solicitas un microcrédito no necesitas especificar en qué gastarás tu dinero. Por último, en muchas ocasiones y debido a la gran competencia del sector, puedes obtener tu primer microcrédito sin ningún tipo de interés. Otras empresas, en cambio, premian la fidelidad ampliando la cantidad a prestar si ya has contratado sus servicios con anterioridad.

Pero no es oro todo lo que reluce, así que, ¿cuáles son las principales desventajas de esta forma de financiación?

La primera de ellas es que los intereses y comisiones suelen ser más elevados que en un préstamo tradicional. Esto es debido a la rapidez y facilidad con la que se concede el dinero. No obstante, puedes elegir el plazo de devolución que mejor se adapta a tu situación e incluso puedes solicitar alguna prórroga si lo necesitas, que, evidentemente, conlleva un coste adicional.

Por otro lado, recomendamos recurrir a los microcréditos de forma excepcional, puesto que su sencillez y rapidez puede hacer que los pidamos con asiduidad y acabemos sobreendeudados. Lo mejor es siempre comparar y valorar si merece la pena pedir este tipo de crédito o recurrir a otra forma tradicional.