tipos de licencias bancarias

Tipos de licencias bancarias

¿Estás interesado en conseguir una licencia bancaria? Antes del todo hay que tener claro de qué se trata este tipo de licencias. Las mismas permiten la creación, de una manera legal, de entidades tanto financieras como de ahorro. Según el tipo de banco que se quiera constituir, se necesitará un tipo u otro de licencia.

En el caso de las licencias bancarias offshore, existen dos categorías. Destacan las licencias para los bancos de clase A y la segunda, las licencias para los bancos de clase B.

Los bancos internacionales son los que se consideran bancos de clase A. Estos, disponen de licencias suficientes para captar depósitos y llevar a cabo los negocios pertinentes con clientes de diferentes partes del mundo.

Por otro lado, los bancos offshore son los que se consideran bancos de clase B y, a diferencia del anterior, poseen una licencia restringida. Estás se conceden a determinadas personas, grupos o entidades. Se ponen en práctica para gestionar patrimonios privados y para realizar operaciones propias de la empresa

¿Cómo obtener uno de los tipos de licencias bancarias?

Una vez diferenciadas ambos tipos de licencias bancarias, hay que tener claro que, para obtener una de ellas, es necesario desarrollar un plan de negocio. En él deberá incluir los objetivos que se tienen estipulados, tanto a largo plazo como a corto plazo. Además, en él, se deberá incluir un análisis de proyección financiera de un plazo de 3 a 5 años. Por otro lado, es imprescindible aportar los documentos necesarios para pasar los controles pertinentes del blanqueo de capitales, y un estudio de mercado.

Una vez realizado el plan de negocio, deberá ser entregado en el propio Banco Central de la jurisdicción de donde se solicita la licencia.

En el caso de que no se pudiera obtener ninguna de las licencias bancarias, Fideco Inversiones, es líder en descuento de pagarés a través del cual podrás obtener la cantidad que el particular necesite en un periodo máximo de 24 horas. De esta manera, se adquiere la solvencia de una manera rápida y apta para poder invertirla en lo que se cree oportuno.