¿Cómo nos afecta el euríbor?

El euríbor es el tipo de interés al que los bancos de la eurozona están dispuestos a prestarse dinero. Visto de otra manera, es el precio que los bancos ponen al dinero. Este se calcula a diario haciendo la media del tipo de interés que ponen los bancos más activos de la zona euro.

Existen diferentes tipos de euríbor, dependiendo del plazo al que se prestan dinero los bancos: el euríbor a un día, a una semana, a seis meses o a doce meses. Se utiliza principalmente para calcular el interés de productos como créditos personales, depósitos bancarios o préstamos hipotecarios. De hecho, lo más normal desde el año 2000 es que las hipotecas en España estén referenciadas al euríbor a doce meses.

Por eso, desde Fideco Inversiones, como empresa especializada en descuento de pagarés, os explicamos qué efectos tiene su ascenso o descenso en nuestra economía personal.

El Euríbor lleva desde febrero de 2016 en tasas negativas y alcanzó el mínimo en agosto de 2019 con un -0,356. Desde entonces, ha subido ligeramente hasta situarse en el -0,261 del pasado diciembre.

Como ya explicamos en un post anterior sobre hipotecas, las hipotecas a tipo variable llevan consigo un diferencial fijo más un índice de referencia, que generalmente es el euríbor. Así pues, si el euríbor desciende pagaremos una cuota menor de nuestra hipoteca, mientras que si sube deberemos abonar una cantidad mayor.

¿Qué pasa ahora que el euríbor es negativo?

Antes del boom inmobiliario, muchas entidades bancarias ofrecieron hipotecas variables con un diferencial bajo, como Bankinter, que lo ofrecía al 0,18%. Con el euríbor en negativo desde hace tanto tiempo, puede suceder que el préstamo hipotecario se quede al 0% o que incluso sea negativo. Las entidades defendieron que no tenía lógica ninguna tener que pagar dinero por dar préstamos y se acogieron a la Ley Hipotecaria para aplicar la cláusula cero, que establece que el interés más bajo nunca podrá ser inferior al 0%, independientemente de las variaciones del euríbor.

No obstante, el Banco de España dejó claro que dicha ley solo afecta a los contratos firmados a partir del 16 de junio de 2019 y que en los anteriores habría que atenderse a las condiciones pactadas.

Como solución, los bancos han comenzado a promocionar las hipotecas a tipo fijo, pues las previsiones auguran que el euríbor seguirá en negativo hasta 2023.